Muelle de gong

Muelle en forma de cinta enrollado alrededor del movimiento y que es golpeado por el percutor de un reloj repetidor.

LA INVENCIÓN

Los principales maestros relojeros de finales del s. XVII compitieron por crear un reloj capaz de comunicar la hora, a petición en la oscuridad, mediante el repiqueteo de un carillón. Los primeros relojes repetidores hicieron su aparición hacia 1680. Desde entonces, numerosos relojeros han contribuido al desarrollo del reloj repetidor, mejorando su precisión del cuarto de hora más cercano al minuto más cercano.

Abraham-Louis Breguet mostró también una temprana fascinación por los relojes repetidores. En 1783 creó el primer reloj repetidor con sonería manipulada por un muelle de gong en lugar de una campana, utilizado hasta hoy en todo el mundo. Originalmente de forma rectilínea y montado en diagonal en la placa del fondo, poco tiempo después, el muelle de gong se fue enrollando alrededor del movimiento. La ventaja de esto fue la notable reducción del grosor de los relojes con sonería, al mismo tiempo que ésta se hacía más armoniosa y discreta. Así, esta invención tan ventajosa, fue adoptada inmediatamente por todos los relojeros contemporáneos. De la misma forma, Breguet inventó los mecanismos de sonería múltiple, o "cadraturs", para los relojes repetidores de cuartos, medios cuartos y minutos.

LA OPTIMIZACIÓN

Aún hoy día, el reloj con repetición de minutos sigue considerándose una de las principales complicaciones relojeras. Su intrincada construcción, admirada por todos, sigue siendo coto exclusivo de un puñado de maestros relojeros con las habilidades y la paciencia necesarias para encajar y ajustar sus delicadas piezas. La elaboración de un reloj repetidor de minutos es una tarea reservada a relojeros expertos. Además de oído musical, requiere de una gran destreza manual. El más leve error puede arruinar horas de trabajo.

En 2008, Breguet presentó una nueva forma de diseñar estas maravillas tecnológicas, dotándolas de un movimiento completamente rediseñado.

Se realizaron investigaciones sobre las condiciones de resonancia, en particular de los materiales responsables de producir y propagar un sonido armonioso y de velar por su pureza en términos de intensidad, riqueza y tono. Estos trabajos han tenido un efecto positivo en diversas piezas: el muelle de gong, el soporte del gong, el tambor del mecanismo de sonería y los martillos, cuya energía se ve ahora notablemente incrementada. Es más, la armonía entre los dos gongs se ha mejorado mediante el uso de pruebas y análisis psicoacústicos que sirvieron para realizar un ajuste fino de la claridad, la resolución del sonido y la compatibilidad auditiva. Finalmente, la colocación de los soportes del gong se ha modificado para proporcionar el sonido más cristalino posible en el interior de la caja, que sirve de cámara de resonancia.

Antes Breguet usaba acero para el gong, un material que se ha sustituido por el oro. ¿Por qué oro? Los diseñadores de movimientos de Breguet descubrieron que producía un sonido de la máxima calidad y riqueza. Además, puesto que tanto el gong como la caja del reloj son de oro, presentan una impedancia intrínseca similar, lo que permite una transmisión más eficiente del sonido de los gongs al exterior de la caja del reloj, un efecto que Breguet ha patentado.

Las sonerías ocupan un lugar especial en la constelación de relojes Breguet. Un Breguet es siempre una obra de arte en la muñeca, pero la incorporación de un sonido de tal riqueza añade una nueva y gratificante dimensión al placer de poseer uno.

Modelos con esta invención

X
+
-
Haga clic en cada botón para activar o desactivar el uso de cada una de las cookies. El color de los botones indica si las cookies están activadas (azul) o desactivadas (gris).
Las cookies garantizan una navegación óptima por nuestra página web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración para activar o desactivar todas las categorías de las cookies. Para más información, consulte nuestra aviso sobre cookies