Le Temple de l’Amour

Desde el ventanal de los aposentos de María Antonieta, en un islote formado por dos ramas de un río, se halla el Temple de l’Amour. El mármol blanco puro de este templo del amor reluce en medio del verdor y se refleja de modo fiel en esta línea de joyería iluminada por la la extrema claridad que emanan las piedras preciosas. Los diamantes de talla brillante cubren el collar, la pulsera, los pendientes y el anillo con una frescura cristalina. Un espléndido diamante de talla cojín impera sobre esta brillante sucesión de gemas dispuestas en un bello y contemporáneo diseño asimétrico.