This where the flash should stand...

Reloj Marie-Antoinette

08/04/2008

En 2005, Nicolas G. Hayek se propuso el reto de reproducir con la mayor precisión el reloj de la reina María Antonieta, robado en 1983 de un museo de Jerusalén. Simultáneamente, en las cercanías del Petit Trianon, residencia de la reina en Versalles, el roble predilecto de la dama, aquél donde le gustaba soñar despierta, estaba a punto de ser abatido. Hayek decidió prolongar su vida y creó una caja de presentación para guardar el segundo reloj Marie Antoinette. A cambio, Versalles entregó el árbol, como obsequio, a Montres Breguet, quien se comprometió a restaurar el Petit Trianon en memoria de una clienta particularmente fiel. Cuando el reloj llegaba a su finalización, a finales de 2007, el botín del robo de 1983 de pronto apareció en Jerusalén y el Marie-Antoinette original fue parte de lo que se recuperó. La saga continúa. No obstante, hasta el día de hoy, Montres Breguet no ha tenido la oportunidad de inspeccionar el reloj. Presentado hoy en Basilea, el rey de todos los relojes revela múltiples complicaciones. La investigación en los archivos y el estudio de los dibujos originales del Museo Breguet y otras importantes instituciones como el Museo de Arts et Metiers de París fueron las únicas fuentes de información disponibles para llevar a cabo esta notable tarea.